Cinco Hábitos de Sueño Saludables Para Empezar Bien el Año


Como adultos, conocemos lo que tenemos que hacer para sentirnos descansados, cuantas horas dormir y cómo dormirlas; esto probablemente lo hemos descubierto tras años de intentarlo. En mi caso, sé que tengo que dormir al menos 8 horas y empezar mi noche temprano y despertar temprano, para mi, esto me genera estar al 100 durante el día.


Con los niños hay pequeños hábitos que podemos enseñarles desde muy pequeños que les ayudarán a tener un mejor descanso y estar de mejor humor al siguiente día, que se muestren más dispuestos a empezar el día, que hagan menos berrinches e incluso en algunos casos hasta coman mejor.


Este nuevo año, puedes comenzar con estos 5 hábitos de sueño saludables para tus bebés y niños pequeños:


  1. Conocer sus necesidades de sueño

  2. Establecer un horario

  3. Crear una rutina relajante

  4. Crear un ambiente adecuado

  5. Evitar el uso de aparatos electrónicos


Conocer y respetar sus necesidades de sueño

Esto es súper importante, las necesidades de sueño varían de acuerdo al rango de edad en el que se encuentra tu hijo. Aquí te dejo una guía rápida que te puede ayudar, sin embargo, recuerda que cada bebe es diferente, lo ideal es encontrar lo que tú bebe necesita. Generalmente pensamos que nuestros bebés necesitan menos, pero son MUY pocos casos los de bebés o niños pequeños que necesitan menos horas que el promedio.


Establecer un horario

Ya que conoces las necesidades de sueño de tu bebé, es importante establecer un horario que funcione para tu familia. Tener un horario te va a ayudar a organizar mejor tu día y transmitirle a tu bebé predictibilidad; a los bebés y niños pequeños les da seguridad saber que es lo que sigue.


Establece un horario no solo para dormir, sino también para sus horas de despertar, comer e incluso de juego. Recuerda tener flexibilidad cuando sea necesario.


Crear una rutina y ser constante

Tener una rutina va de la mano con tener un horario, cuando tenemos una rutina y nuestros bebés o niños pequeños saben que siguen, podemos evitar berrinches ya que están preparados para lo que viene.


Cuando hablo de rutina, no solo me refiero a la ya conocida rutina de noche, sino que también a establecer una rutina por la mañana. Una rutina por la mañana puede incluir abrir las cortinas o persianas, tender su cama o acomodar su cuna, cambiarlo, etc. Dos o tres elementos que sean sencillos de repetir todos los días.


Una rutina de noche debe de ser relajante, puedes incluir: un baño, poner crema, pijamas y dar un masaje, leer un libro, cantar una canción, rezar, etc. Cada rutina puede variar, solo asegurate que sea relajante y ser constante, repetirla en el mismo orden todos los días.


Ambiente adecuado

Crear un ambiente adecuado para dormir, los bebés y niños lo necesitan. Si, algunos bebés duermen donde sea, pero estas son excepciones, la mayoría de los bebés y niños pequeños descansan mejor si el ambiente es el adecuado.


Dormir en la oscuridad es clave, la oscuridad ayuda a la producción de melatonina (la hormona del sueño), entonces, si desde que empezamos la rutina bajamos un poco las luces, el cuerpo se va preparando. Si tu bebé se duerme muy temprano, puedes usar blackouts o cualquier opción como pegar cartulinas o incluso bolsas negras de basura, lo que sea que te ayude a tener su cuarto obscuro.


El uso de white noise ayuda a bloquear sonidos externos, por ejemplo si vives en un lugar dónde cuándo tu bebé está dormido se escuchan coches o un departamento o casa donde se escucha mucho movimiento.


Evitar el uso de aparatos electrónicos

La luz de las pantallas, en especial del celular o tabletas, interfiere con la producción de melatonina; es por eso que se recomienda no utilizar estos aparatos 1 o 2 horas antes de dormir. Esto aplica también para los adultos, no es solamente la luz, algunas veces estar leyendo sobre ciertos temas pueden “quitarnos el sueño”. Lo mismo pasa con los niños, un video puede dejarles una idea en su cabeza que no les permite dormir, en especial toddlers que tienen mucho más imaginación.


Si tu bebé o hijo pequeño aún se despierta por las noches y no sabes porque, o si tarda mucho en dormirse o en despertarse, intenta trabajar en estos hábitos, pequeños cambios o ajustes pueden hacer una gran diferencia.


Entradas Recientes

Ver todo